Páginas vistas en total

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Selfies en Florencia 10-12-14.

Hola de nuevo, los selfies una nueva moda de fotografía con los móviles facilitada por la posibilidad de realizar las tomas por ambas caras del teléfono.
Vamos el autorretrato de toda la vida.




Selfie manual con cámara, hay que tener buen tino o repetir varias veces hasta dar con la inclinación correcta. En este caso se aprecia hasta el  resultado.
 
 



Con un móvil glamuroso y adaptando la toma al frontal es más fácil acertar. Una rubia sonriente.





 
 
 

 Artilugios para mejorar la toma de los selfies, y sobre todo cuando el brazo ya no da más.
 
 
 
 
 
 
El artilugio en uso en un contrapicado.
 
 
 
 
 





El mismo artilugio en una toma en picado y alargando el brazo da mucho juego.


Bueno muy pronto mas.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Modelos en Florencia y Venecia 28-11-14.

Ya estoy por aquí otra vez dando la lata.
 
En esta ocasión en un viaje a Italia reciente y a parte del empacho de monumentalidad (Florencia, Pisa, Padua y Venecia) del que ya iré mostrando algunas fotos, en este caso son fotos robadas, menos una, a jóvenes y guapas habitantes y turistas en esas ciudades fantásticas por cierto.  
Todas en blanco y negro y a ver si os gustan. Espero coger de nuevo el ritmo y continuar enseñando lugares y personas a través de mi objetivo. 
 
Esta es la fotografía posada, una guapa jovencita gaditana por cierto en las callejuelas de Florencia.

Esta y las siguientes son robadas, aunque en algunos casos les constaba que  estaban siendo fotografiadas. Esta joven en Florencia con aires de ejecutiva parece estar un poco perdida.


Otra joven en Florencia a las puertas de un comercio de glamour estaba repartiendo folletos de sus productos. En este caso cuando se dio cuenta del objetivo se refugió en las sobras de la puerta.


Esta otra ya en Venecia buscando algo perdido en su Hello Kitty.

También en Venecia y parece muy enfadada con su interlocutor.

 
 
En Venecia, en la Plaza de San Marcos turista afroamericana, imagino.
 
 
 

sábado, 18 de enero de 2014

Sanlucar y el Rocío 18-01-2014

Bueno por fin aquí estoy de nuevo, en esta ocasión es el cruce del Guadalquivir por las hermandades que se dirigen al Rocío, y las personas que les acompañan hasta un enclave especial, las arenas de Doñana.
Esta entrada se la dedico a mi amigo Willy para que pronto volvamos a caminar juntos.


Después de la comida un momento lúdico y alegre.


Una nota de color resaltando sobre el gorro en blanco y negro de una rociera.


Es un bailarín empedernido.


La comitiva de carriolas se dirigen por las calles de Sanlúcar a la playa de Bajo de Guía para embarcar.


Todo preparado, incluso las medidas antiincendios.


Todo un apartamento con ruedas, con terraza y chavalería incluida.


Pendiente de captar los mejores momentos, Willy y su prima Elena posan un momento delante del Sinpecado de una hermandad.


Una barcaza de desembarco de la marina se encarga de trasladar a las personas que acompañan a estas comitivas al otro lado del río.


Los profesionales siempre pendientes de que no les ocurra nada al personal, fundamentalmente femenino.


Suavidad y cuero conforman esta aparentemente cómoda silla de montar.


Una curiosa filigrana con la cola de este caballo, digna del mejor peluquero.


Este Sinpecado de la hermandad de Puerto Real, corre presuroso para no quedarse atascado en las arenas blandas de las orillas de Doñana.


El alcalde de carreta dando instrucciones al carretero  para que siga la senda marcada.


Y ahora hablando con el resto de la comitiva, toda una responsabilidad que imagino soporta con gusto.


Los jóvenes se incorporan rápidamente en la destreza del mundo del caballo.


La barcaza en un incesante ir y venir, trayendo y llevándose acompañantes y familiares de los rocieros.


Rojo pasión de esta flor, y de la rociera que contempla la foto de su Blanca Paloma.


Bonita estampa de mujeres y caballo, iniciando su andadura rociera.


Guapa la amazona y orgulloso el caballo de su dueña.


Un momento de respiro sobre los caballos, ideal para tomar una copa de manzanilla.


Brioso caballo y preciosa estampa sobre las arenas del camino del Rocío.


El momento de respiro es para todos, no solo para los rocieros a caballo.


Pezuñas, ruedas y botas dejan un rastro entremezclado de huellas y texturas, que año tras año se renuevan.


Y por ultimo también descansamos en las dunas, esperando que nos recojan para volver a Sanlúcar.

He tardado un  poco pero creo que ha merecido la pena, espero que también os haya gustado el nuevo look  de las fotografías. Ahora tengo que terminar el álbum de un bautizo y  una boda que también tengo por ahí.
Espero volver pronto con una nueva entrada.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Santiago-Finisterre 13-08-13.

Aunque parezca que es un mal día, por lo de martes y trece, siempre es bueno para comentar en imágenes la última caminata, Santiago - Finisterre que hicimos el pasado mes de Julio y que es realmente el último tramo del antiguo Camino de Santiago antes de tener un sentido religioso. 
 
Llegamos a Santiago de Compostela el día 19 de Julio para empezar a caminar el día 20.
 

Se nota un poco que somos de Cádiz, no?






Por mas veces que la veamos, la fachada de la catedral siempre impresiona.


 
En el interior el Botafumeiro sorprendiendo a propios y extraños.
 
 
 
Y a descansar, un albergue privado limpio y moderno pero compartido con otros peregrinos. Toda una experiencia mas del camino a la que hay que acostumbrarse, porque forma parte de el.
 
 
 
Con la silueta de la catedral al fondo, comenzamos la primera etapa hacia Negreira ilusionados y acompañados de un nublado que se agradece.
 
 
 
Las Hortensias, un clásico de la flora gallega nos saludan con su insultante colorido.
 
 
  
Las señales de camino destacan en rincones y recodos del camino regalándonos estampas como esta, en la que son la única referencia de que no estamos en medio de la selva.   
 
 
 
 
Otro clásico del Camino de Santiago es el recorrido que hacemos atravesando pequeñas aldeas con un sabor auténticamente rural.
 
 
 
La verdad es que hay mil motivos para ir recreándonos en el paisaje e intentar retenerlo todo.
 
 
 
En este caso una construcción moderna pero totalmente integrada en el paisaje, nos regala esta imagen fresca y llamativa. 
 
 
 
Los esfuerzos tienen que tener una compensación y como no a mitad de camino hay que reponer.
 
 
 
Cerca del final de la etapa encontramos un lugar idílico en el que algunos se refrescaron por fuera.
 
 
 
 
 
Y otros lo hicimos por dentro.
 
 
Mi amigo Willy y yo, somos gemelos aunque nadie lo sepa.
 
 
 
Senderos y mas senderos, verde y mas verde, Galicia es especial como veis. Comenzamos la segunda etapa un poco doloridos del esfuerzo anterior pero disfrutando del paisaje, en este caso nos dirigimos a Vilaserío.
 
 
En estas zonas los Orreos son espectaculares, podríamos decir piedra sobre piedra vigilando el camino.
 
 
 
Un ratito de descanso junto a un lavadero común, que en algunos sitios se siguen usando.
 
 

 
Nuestra siguiente etapa nos lleva hasta Olveiroa, descubriéndonos otros rincones ya clásicos del camino, la iglesia, el cementerio y el cruceiro. 
 
 
 


A cuestas con nuestra mochila y nuestros recuerdos. El Camino de Santiago es un camino de esfuerzo, de reflexión, de sacrificio, de vivencias y de convivencia.

 
 
 
Y mas rincones impresionantes, como este que evocan un pensamiento sobre las vidas de las personas que en otro tiempo habitaron estas casas.
 
 
 
Y mas Orreos, estos quizás un poco mas modernos pero no menos interesantes.
 
 

La nueva etapa que nos lleva a Cee nos regala estas nieblas matinales muy de agradecer para mitigar el calor propio del mes en que estamos.
 
 
 
El tibio sol de la mañana nos descubre caminando montaña arriba y prolongando extrañamente nuestras siluetas.
 
 
 
Otro cruceiro del camino nos aboca a una suave pendiente que da un respiro  a nuestras doloridas piernas.
 
 
 
Y por fin divisamos el mar, a partir de aquí empezamos a bajar por un camino un poco abrupto que aunque parece fácil no hay que relajarse, porque un resbalón o una torcedura te pueden amargar el resto del camino.
 
 
 
Al fondo Corcuvión, un pueblo medieval y al final de la ría Cee, nuestro destino. 
 
 
 
El paisaje es espectacular, buen momento para admirarlo y sacarnos la piedrecilla del zapato que nos viene dando la lata.
 
 
 
Salimos de Cee y atravesamos Corcuvión camino de Finisterre.
 Hummmmm donde esta la flecha no la veo, seguro que es por aquí.
 
 
 
Atravesamos el camino medieval y subimos de nuevo entre vegetación salvaje.
 
 
 
Desde la altura ya divisamos Finisterre sumido en nieblas y a la derecha la playa de Langosteira
 
 
 
Irresistible inmortalizar el momento.
 
 
 
Lástima del día porque habríamos disfrutado mas de esta playa enorme y de las vistas de Finisterre.
 
 
 
Y por fin llegamos al kilómetro cero.
 
 
 
Es una manera de terminar y de empezar otra vez.
 
 
 
Momento para el recuerdo y la reflexión.
 
 
 
 
Como manda la tradición hay que quemar algo del camino, como símbolo de purificación.
 
 
 
Todos ante el fuego en el fin de la tierra conocida.
 
 
 
Y otra vez juntos para finalizar este camino, que como los de la propia vida se acaban y empiezan para cada uno de nosotros.
Espero que nos volvamos a reunir para seguir con esta experiencia inolvidable que es el Camino de Santiago, gracias a todos.